martes, 16 de enero de 2018

Porteo en invierno


Tengo varios entradas sobre porteo pendientes, pero como ahora lo que hace es fresquete, he decidido publicar primero esta entrada. La gran pregunta es, abrigo de porteo sí o no? 


Mi respuesta: Depende. Depende de donde vivas y del dinero que te quieras/puedas gastar en la prenda.


Con el frío que hace aquí, no vale cualquier abrigo. Éste tiene que tener un mínimo de calidad y de relleno. Los modelos más bonitos lucen más pero suelen abrigar menos.
Por estos lares los abrigos de softsheel en invierno se quedan cortos. Muy cortos, vamos que nos podemos quedar helados y jugarnos el pulmón. Claro que debajo del abrigo nos podemos poner un polar/sudadera/parte-de-arriba abrigada, pero tiene que ser de porteo porque no puedes dejarte el pecho sin cubrir. Con lo cual al precio del abrigo hay que sumarle el de la otra prenda.

Otra opción son los adaptadores. Por aquí se ven bastante los de la marca Kumja (no me patrocinan. De hecho ni lo tengo!) pero sinceramente tampoco me acaba de convencer.





Los cobertores nos ofrecen la posibilidad de abrigarnos un poquito y son muy versátiles, ya que con una pieza pueden portear personas de distintos tamaños. Mientras que con el abrigo y el adaptador esto no es posible. Aunque debo reconocer que los cobertores tampoco son la panacea porque el abrigo queda abierto y el frío, sobretodo si hace viento, se cuela bien dentro.



La opción de envolverme con una bufanda y utilizar el abrigo normal pero grande que utilicé en el embarazo, me parece la peor de todas. Me agobio yo y se agobia Plumilla. La verdad es que el porteo con frío nos resulta bastante menos agradable. De hecho hemos comenzado a utilizar la silla más a menudo y el porteo lo hemos aparcado para cuando tenemos que hacer recados en transporte público.

Vosotras porteais lo mismo en verano que en invierno?

jueves, 11 de enero de 2018

Volver al trabajo sin ganas

Volver a trabajar cuando uno no se siente bienvenido no es fácil, ni plato de buen gusto, la verdad. Sobretodo el saber que el trabajo realizado y el esfuerzo depositado en él no serán valorados, quema. Y mucho.He tenido la suerte de trabajar varios años como asistente en centros de investigación y universidades importantes. He conocido muchas personas y he aprendido mucho, también me he dejado casi la salud en ello (culpa mía).

En el embarazo y con el cambio de jefe me di cuenta de que el departamento se iba a pique. Y ahora después de mi baja maternal, regreso y veo que en mi ausencia las cosas parecen no haber mejorado.


Me quedan apenas unos pocos meses en este barco que se hunde....y tengo que conseguir liberarme y no hundirme con él.

martes, 9 de enero de 2018

Mamá agotada

No vengo a contaros que ser mamá 24 horas al día 7 días a la semana agota, porque eso ya lo habréis vivido en carnes propias algunas de vosotras. Y es normal cuando se tiene un bebé pequeño, sin embargo hay que tener cuidado cuando la salud se ve afectada.


Yo me he puesto mala 5 veces en el primer año de vida de Plumilla. Pero mala mala, no sólo un poquito de tos y congestión...y se pasa muy mal. He llegado a la conclusión de que es por agotamiento, pero agotamiento del malo, del que te acaba robando la salud. Y eso no puedo ser.


En parte es por mi culpa porque no paro quieta. Si comparo lo que hacen algunas mamás en un día, con lo que hago yo... Como dijo mi doctora una vez, yo hago en una semana lo que mucha gente hace en un mes. Y tampoco lo acabo de ver mal, claro que voy ha decir yo si es mi forma de ser!, pero el problema surge cuando no se come ni duerme lo suficiente para seguir ese ritmo.




Mi realidad era que las noches no eran para descansar todo lo que deberían, y eso que el colecho mejoró la situación, ni las comidas eran con la cantidad, con lo que mi salud acabó por resentirse.


Así que he tomado una decisión importante, bajar el ritmo, reducir, delegar y pasar de muchas cosas y personas innecesarias.


Espero conseguirlo!



miércoles, 3 de enero de 2018

De vuelta!



Espero que hayais disfrutado mucho de las fiestas y que el anno haya comenzado bien para vosotros. Nosotros disfrutamos de unos días tranquilos y en familia de 3, evitando así tener que cumplir con las dos partes. Han sido nuestros días de fiesta juntos y lo hemos pasado genial!

La semana que viene comenzaré a publicar de nuevo los días habituales, es decir los martes y jueves.




martes, 19 de diciembre de 2017

Feliz navidad!

Me paso brevemente para desearos a todos una feliz navidad!

Plumilla y yo esperamos que disfruteis mucho de estos días con alegría!




jueves, 14 de diciembre de 2017

Crisis matrimonial navidenna

Hoy vengo a contaros una situación que se repite anno tras anno desde que el tiempo es tiempo, o más bien desde que mi mitad teutona y yo vivimos juntos. Es una situación en la que las negociaciones cesan cuando se agota mi paciencia y me veo arrancándome los ojos.

                                                                        Este no es mi salón

A mí marido le invade todos los annos una alegría navidenna que él pretende plasmar a base de adornos. Es decir, poniendo espumillón como si no hubiera un mannana y bolas rojas a gogó. Oiga, no!

Yo soy más bien de decoración sencilla pero elegante, creando ambientes calidos y acogedores, en los que no falten elementos naturales y luz.

Vale, es cierto que tanto como a las velas flotantes de la foto no llego, pero quedarían chulísimas en mi salón. Eso sí,  frecintando la mesa para que Plumilla no pueda acercarse a....investigar.

Vosotras decoreais la casa?

martes, 12 de diciembre de 2017

Piscina de bolas en casa

Hoy vengo con una entrada breve para contaros el éxito que ha sido la piscina de bolas que hemos preparado para Plumilla.



El otro día llegaron las 500 bolas que pedimos por internet y las hemos echado en el parquecito que tiene. Es cierto que algunas se escapan entre los barrotes, pero la tela que recubre el fondo las mantiene casi todas dentro y Plumilla disfruta, disfruta de lo lindo!