jueves, 9 de julio de 2015

Con orden y concierto X: Tiempo para nosotros

Para cuidar a la pareja hay que invertir tiempo y esfuerzo, claro que podemos invertir dinerito, pero no creo que sea siempre necesario. Yo me casé con un  hombre maravilloso que posee un montón de cualidades magníficas, sin embargo el romanticismo no es una de ellas. Cierto es que con el tiempo, buenas dosis de paciencia por mi parte y ganas de mejorar y hacerme feliz por la suya, ha aprendido a tener pequennos detalles que a mí me hacen inmensamente feliz.

Para nosotros es fundamental rascar aunque sean 10 minutos al final del día para hablar de algo que no sea trabajo y para comentar lo que nos ha gustado de ese día, y por supuesto para tener un momento de cariño antes de irnos a dormir. Con cariño no me refiero a hacer el amor explícitamente si no más bien a demostrarnos cariños de una manera simple pero efectiva.

Nosotros nos negamos en rotundo a irnos enfadados a dormir o con algo que decirnos. Cierto es que muchas conversaciones acaban justo antes de dormir, pero lo último siempre es un abrazo y un te quiero.

5 minutos de palabras agradables y gestos cariñosos al final de un largo y duro día nos sirven para reforzar lazos.

6 comentarios:

  1. Pareciese que me estás describiendo. No puedo dormir si estamos enojados, sólo lo hice una vez y no dormimos nada y cuando se levantó a las 5 de la mañana me decidí a arreglarlo, así que decidimos que nunca más.
    El romanticismo tampoco es lo suyo por más que le insisto, cuando le da un arranque de cariños soy inmensamente feliz.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que irse la cama con el estómago encogido por un enfado es una cosa muy fea y sobre todo prescindible.

      Es verdad que un detallito de vez en cuando hace muy feliz :-).

      Eliminar
  2. ¡Qué buena idea lo de los cariños y mimos antes de dormirse! Nosotros en vez de unos minutos cada día, lo que hacemos es tener una tarde entera a la semana para nosotros. Voy a calcular qué es mejor y a lo mejor te copio la idea :)

    Sin embargo, en lo de los enfados yo tengo otra opinión. Y es que cuando discutimos a veces es mejor dejar pasar un día para que las cosas se calmen y después no decir cosas "en caliente" que pueden ser dichas sin pensar y pueden hacer mucho más daño.

    Supongo que cada una sabe en este tema que es lo mejor para ella. Me alegro de que a vosotros os funcione vuestra solución.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte :-). Igual no me he explicado bien, nosotros hacemos las paces siempre antes de dormir, pero en el momento del enfado nos damos un respiro. Yo que tengo un carácter fuerte y sé cómo puedo llegar a ponerme (me vi en un video) prefiero salir de la habitación, respirar hondo y volver a entrar cuando sé que aunque me piquen, no voy a perder la compostura.

      Pero como tú dices, cada persona tiene su método ;-)

      Eliminar
  3. Incluso cuando hay hijos y apenas tiempo, es necesario que las parejas se dediquen un tiempo.. y alguna escapada o plan de salir de vez en cuando!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, quizás precisamente por tener hijos, que suponen alegría pero también desgaste, hay que mimar más la pareja.

      Eliminar