miércoles, 21 de octubre de 2015

Cosas que hacemos y a los alemanes les parecen de otro planeta


Está claro que cuando uno cambia de país, cambia también de cultura y de costumbres. Yo hago mía la frase de "adaptarse o morir", pero hay cosillas que no son necesarias cambiar, porque pertenecen a nuestra vida cotidiana y no afectan en nada a la otra cultura. Hoy os escribo una lista de cosas que para nosotros son normales y que a los alemanes les parecen de otro planeta. Vaya por delante, que cada uno tiene sus costumbres personales y que lo que yo hago "de normal" puede que otra persona no lo haga. Esta lista de cosas, son cosas que yo he hecho y que a mí me han dicho que son raras para ellos.


Aclarado todo, ¡allá vamos!:

- Mojar las galletas en el café/leche/nesquik (es que por estos lares no hay colacao) y comértelo. Según ellos, es una guarrada.

- Hacer patatas fritas en casa. Lo que en mi casa se conoce como "hacer una sartenada de patatas". Para los teutones es demasiado trabajo.

-Hacer una sopa sin utilizar polvos Knorr.- ¿Pero, eso ya te va a quedar bueno?. Mi respuesta: Bueno no, queda buenísimo.

-Mojar el pan en la salsa.  Te dirán, que ¡vaya usos les das al pan!

-Llenar un vaso de agua del grifo y bebérmela. ¿Es que eso piensas beber? me dijeron los pobres teutones con cara de horrorizados.

-Freir lo que sea en acéite de oliva.- Vaya por delante que en Alemania el acéite de oliva es carísimo, pero yo me niego a freir lo que sea con mantequilla, ¡puag!.

-Comer embutido sin pan. Ni se os ocurra coger una lonchita de salami o lo que sea y comerosla directamente, ¡que eso es un derroche tremendo!

-Aclarar los platos y vasos con agua al fregarlos.  Los alemanes no aclaran los platos y demás al fregar.


Estas son las cosas que se me ocurren ahora mismo. Lo de lavar los platos a la alemana merece una entrada propia.

12 comentarios:

  1. Ay es que al agua así en su modo natural los alemanes le tienen una manía... jaja nunca lo entenderé, beben mezclas imposibles y artificiales pero agua jamás, o como mucho con gas (con el asco que me da a mí!), ahora eso sí, yo aquí la bebo de botella porque la del grifo tiene muchísima cal, pero en mi ciudad española siempre del grifo.
    Lo del pan no sé, porque mi marido que es alemán lo moja hasta en sopas líquidas jaja que a mí eso ya me da un poco de cosa, pero la verdad es que nunca me he fijado en otro alemanes, a mí por lo menos nunca me han dicho nada.
    A mí la verdad es que no se me ocurren cosas que haga yo raras para ellos, pero cosas de ellos raras tengo muchas jaja

    Mi proyecto bebé en Alemania

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cris,lo del agua es cierto. A mí me costó Dios y ayuda quitarle la costumbre de beber cosas de colores a mí marido. Desde que hace años nos hicimos con una jarra para filtrar el agua estamos los dos contentos.

      ¡No conozco tu blog, pero me paso ahora! :-)

      Eliminar
  2. ¿Cocinar con mantequilla? Me has quitado de un plumazo las pocas ganas que podría tener de querer vivir en Alemania, por eso y alguna más.
    Acabo de leer en el blog de Madre Primeriza, española casada con un teutón, algo parecido pero sobre los bares y la ropa de estar en casa. ¿La conoces?
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo de la mantequilla a mí me da un para atrás increíble. Es cierto que no todo deberíamos freírlo con aceite de oliva ya que hay aceites y grasas muy interesantes, pero con mantequilla...¡nunca! :p.

      No conozco el blog, ¿me das la dirección? ¡Gracias bonita!

      Eliminar
  3. Lo del agua del grifo pasa también en Venezuela, doy fe. Y en la casa de mis suegros (que está en Alcalá de Henares, Madrid, pero chica, deben ser cosas de viejos). Y en los pueblos de España, que dicen que del grifo sale 'mala' y siguen yendo a la fuente de la plaza a recoger bidones y bidones que luego se estancan en la bodega y saben a plasticazo xDDDDD.

    Lo de freír en mantequilla, ya no, hombre. Yo he estado en sitios en los que fríen con aceites vegetales (girasol o colza) y oye, las cosas salen ricas. De hecho, he de confesar que desde que estuve en Escocia los huevos los hacemos con aceite de girasol (eso si, aguanta mucho menos la temperatura y hay que tirarlo nada más usarlo, pero por el precio que tiene y el sabor neutro que hace que no cambie el sabor de las frituras me hace preferirlo. Aunque la verdad es que no freímos mucho).

    En lo del pan debe depender del alemán porque mi ex amaba rebañar los platos de salsaza. Si que es verdad que se disculpaba por mancharse los dedos así que puede que lo hagan en privado.

    Y lo de los cubitos de caldo es cosa de los años 70-90. Demasiada publicidad de la industria alimentaria. Pasa en todas las partes del planeta. De hecho, mi Mozo creía (y creo que lo sigue creyendo pero que me da la razón como a los tontos para que le deje en paz) que él cocinaba sin sal porque en vez de echar sal a las comidas le ponía avecrem (que es lo que su madre utiliza en casa).

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de ir a buscar agua a la fuente me recuerda al puedo :-).

      ¡Cuánto daño ha hecho la industria alimentaria! De verdad hay gente que se cree lo que le venden...eso me preocupa, no por la dulce inocencia de las personas, sino por el riesgo que ciertas prácticas conllevan para la salud.

      Eliminar
  4. Vaya, pues en algunas cosas son igual en Austria pero en otras no. Lo del agua de lavar los platos, aquí en eso son muy limpios. La gente está empezando a cocinar con aceite de oliva, sin embargo aún cocinan mucho con mantequilla.
    Si mojo, ellos no lo hacen o menos, pero no creen que seas guarro. Es cierto que no comen pan con la salsa porque comen el Knodel ese asqueroso o patatas y eso es para ellos el acompañamiento.
    Aquí si comen embutido sin pan y también hacen patatas fritas en casa. Oye, qué raros son los alemanes, me parece que me quedo con mis austriacos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que los austríacos van más adelantados para ciertas cosas. Jejeje, muy gracioso el matiz sobre el Knodel, veo que es uno de tus platos favoritos :p

      Eliminar
  5. Sólo estoy de acuerdo con ellos en lo del embutido con pan jajaja

    La mantequilla me empalaga un montón y sólo veo normal freír pancakes con ella :D

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver es que ponerse ciego a embutido sin pan, es para morir jejeje. Mira, para las tortitas y los gofres también utilizo un pelín de mantequilla. Pero para freír, ¡ni muerta!

      Eliminar
  6. Aquí en Suiza por ej, hay muchos lugareños que por no "apestar la casa" no hacen ni si quiera un Fondue o Raclette! ..... y mi pregunta es... ¿para que tienes que casa si no es para disfrutarla haciendo esas comilonas?
    Y los fritos solo se conocen fuera de casa, casi nadie usa el aceite a no ser que sea para una ensaladita, lo de cocinar con mantequilla es una tendencia que se está perdiendo pero aun así el aceite sigue costando un ojo de la cara.

    El agua del grifo, no se que decirte, aquí se bebe mucha del grifo, hay las dos cosas. Depende de donde se viva el agua es genial o puramente caliza. Hay quienes van en coche a la compra y llenan el Keller de botellas de agua y refrescos varios para un par de meses, y quienes incluso cuando salen a comer fuera, por ahorrarse unos cuartos no compran refresco y piden agua del grifo.

    Aquí hay mucha cultura del pan, también del embutido, pero el pan está tan rico a veces que hay quien lo come sin nada cuando se trata de algún mini panecito individual :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que tristeza de vida, claro que hay que cuidar el lugar donde vivimos, pero ya quiero ser feliz en el y eso implica una raclette de vez en cuando :p.

      Aquí también hay panes que dan ganas de comer solos, pero vamos que una lonchita de un buen embutido se agradece.

      Eliminar