lunes, 19 de octubre de 2015

¿Tú cocinas?

Según mis amigos y conocidos soy una cocinillas. Yo diría que me apaño bien, pero tampoco soy porfeshioná ni mucho menos. La cosa es que me gusta, me relaja y me pone de buen humor. Y Don Mariden está encantado, para qué negarlo ;-).

Los germanos (en general, y ya sabemos que en general no define cada caso en particular) no son muy de cocinar en el día a día. Creo que la generación de mis suegros comenzó a perder la costumbre y la generación de Don Ehemann llevaba malas cartas para aprender lo que es el buen comer en casa. Pero menos mal que llegué yo para cuidar de su salud y alimentarlo como Dios manda (¡hombre por favor!) y la verdad es que poquito a poco, a pesar de que la cocina no es lo suyo ni le interesa, ha aprendido a hacer un par de cositas para por lo menos salir del paso.

Hace poco estando con un grupo nutrido de amigos, los alemanes volvían (son pelín repetitivos los pobres) a quedarse alucinados de que en casa se cene todas las tardes warm (caliente) y tanto mi marido como yo comemos 3 de los días laborables caliente y casera aún estando fuera. Los germanos hacen su Abendbrot (pan con fiambre) y se quedan tan anchos. No importa si fuera hacen 25° que -15°, pan con fiambre y ya.

Por supuesto la parte española no tenemos pensado adquirir esta costumbre tan deutsch, porque ni falta que nos hace. Sin embargo hay un par de personas en el grupo que no cocinan y estando en casa de una de ellas tomando un té vi que tenía una Thermomix reluciente, rebonita, la pobre muerta de risa en una esquina. Sin usar, ahí desaprovechada.  Dado mi asombro, ya que yo nunca había visto una in situ, le pregunté qué trucos de magia hacía el aparatito... ¡Leñe hace de todo!
Mi amiga siguió explicándome que su madre se la regaló cuando se independizó, pero claro, ella no la utiliza porque no cocina. Mi cara O.O. ¿Pero no se supone que el juguetito te lo hace todo todo y todo? (casi como lo de Catalana Occidente)

Parece ser que a mi amiga no han conseguido lavarle el cerebro en la secta de la Thermomix. Si bien yo ya había oído hablar del poder de atracción que puede llegar a ejercer la maquinita, consiguiendo adeptos en varios Kms a la redonda, la entrada de La Hobbita me lo acabó de confirmar ;-).

¿Vosotras pertenecéis a la secta?

11 comentarios:

  1. Jijiji. Ya sabes que si, yo soy de la secta. El problema con la Thermomix es que no es un aparato que deba regalarse a quien no le gusta cocinar. La Thermomix es una herramienta genial y maravillosa pero te tiene que gustar la comida, el ritual de prepararla y sobretodo, comer lo que has hecho con tus propias manos.

    La generación de la que tú hablas de Alemania me temo que está desperdigada ya por todo el mundo. Tras unos cuantos años compartiendo piso, doy fe de lo poco cocinillas que es la gente, lo poco que les interesa y lo mal que se alimentan.

    Y tras otros muchos años cotilleando tuppers en la facultad, también doy fe de que pasa lo mismo. O precocinados, o pasta o algo de arroz. Poca gente se traía un guiso. Y si algún día comías de menú, todo platos grasientos, fritos o bocatas de panceta o montañas de patatas con huevos. Punto. Eso come la gente en España.

    A nosotros nos gusta cocinar y nos gusta el buen comer (no en vano, a mi me enamoraron por el estómago) y he intentado mantener las buenas costumbres incluso cuando trabajaba y no tenía tiempo. Sin embargo, ahora con tiempo y con la TM31, es que no paro de hacer cosas ricas y más o menos elaboradas.

    Un abrazo :)

    PD: recómprale la Thermomix a tu amiga, que te la deje a buen precio! Dile que es para darle un hogar mejor :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me pareció un regalo raro aunque entiendo que la intención de la madre era que ya que la maquinita hace todo, chica que menos me echar las cosas dentro y darle al botón ¿no?

      Eliminar
  2. Aquí por lo menos la cena si la hacen caliente, pero la comida es un bocata y listo. Me acuerdo cuando iba a mi curso de francés y le explicaba que en mi casa en España comíamos tres platos, primero,segundo y postre y se quedaban flipando!decían que eso era imposible , que si te pasabas el día cocinando...jaja.
    En fin,a mi también me gusta cocinar aunque tampoco soy experta pero me encanta inventar platos con las sobras. Y la thermomix, desde que la tiene mi suegra, estoy deseando tener una! Hace una mermelada casera....buenísima!
    Y puedes cocinar dos platos al mismo tiempo...flipa! Jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo reconozco que como poco con lo que si como primero, segundo y postre, tiene que ser poca cantidad de cada uno.

      A mí la mermelada casera me sale muy rica :-). No sabía que la Thermomix también hiciera mermelada. ¿Hace pan?

      Eliminar
  3. Y creo que en España estamos perdiendo esa costumbre una generación después. Mi experiencia es que cada vez se cocina menos. Nosotros somos una excepción pero el que cocina el P claro. Yo soy bastante nula pero voy aprendiendo de él.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí en casa no me enseñaron a cocinar porque mis padres comían fatal. La mayoría de lo que hago, lo he aprendido de manera autodidacta y la verdad es que yo no valgo para comer precocinados ni fritanga.

      Eliminar
  4. Aquí también comen muchos Abendbrot pero no todos los días, la gente sí cocina, y además, por lo menos mis amigos cocinan de vicio. Yo también soy cocinitas :)
    Por cierto, curioso, yo a mi mariden lo llamo Don Manfredo, bueno , se llama él a sí mismo así.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros un par de veces al año quedamos con los amigos y hacemos Martinsgans cuando toca o Schmorbraten. Pero de normal mis amigos no comen bien.

      Eliminar
  5. Uff, yo no puedo con esa costumbre jajaja una cosa es un día aislado que no tengas tiempo o te apetezca mucho un bocata... pero en las casas hay que hacer las comidas con consistencia!!!

    Ole por tí, que no te dejas llevar al lado oscuro ;)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡En nuestras casas se come de fundamento! :-).

      Eliminar