miércoles, 16 de diciembre de 2015

Típico alemán: El adviento III

Otra semana más os traigo algunos dulces más típicos de estas fechas, ¡no hago más que enseñaros cosas dulces y eso que yo no soy muy golosa!. Reconozcamos que a nadie le amarga un dulce, además a mí me parece muy interesante conocer comidas o dulces típicos de otras regiones y comparar el descubrimiento con algún dulce que ya conozca.

Esta semana os enseño el Stollen es un pastel que por la forma parece un brazo gitano, salvo que no lleva crema. Este pastel es mejor comerlo de dos a tres semanas después de haberlo horneado, y lleva pasas como relleno además de bastante mantequilla con lo que no es precisamente algo ligerito.






El siguiente dulce se llama Lebkuchen o si queremos ser correctos, Nürenberger Lebkuchen. Este dulce no es un pastel sino más bien una galleta es similar al pan de jengibre y la masa se corta en obleas antes de hornearla para que la masa sea más crujiente. Las Lebkuchen aguantan mucho tiempo en buen estado y los más golosos suelen recubrir las obleas con chocolate negro.





Seguro que la siguiente imagen os es más conocida que la anterior...




¡¡Algunas casitas son tan bonitas que da pena comérselas!! :-D 

¿Os animaríais a hacer una casa de pan de jengibre? En mi lista de cosas pendientes por hacer en Adviento, está bien arriba hacer una casita parecida a esta.


2 comentarios:

  1. Aquí también hay Lebkuchen, que a mí no me gustan nada. Lo primero solo de verlo me empalaga. Además debe de engordar lo que no está escrito ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí la verdad es que los dulces navidennos por estas lares son una bomba calórica de mucho cuidado :P

      Besos

      Eliminar