martes, 25 de octubre de 2016

Cuando un perro se va...

algo se muere en el alma.

Hace algunos meses que nos dejó, sin embargo yo nonoté su falta ahora, al visitar a mi familia.

Ha sido una perrita singular, bueno lo de perrita es una manera carinnosa de llamarla ya que con sus 30 kilazos y su tamano, de pequennita tenía poco.

Era muy carinnosa
Testaruda como ella sola
De morro fino (no nos valía cualquier pienso)
Simpática
Cabrona Lianta

Son muchos buenos recuerdos y alguna que otra preocupación. Algunas de sus trastadas fueron...a toro pasado diré que graciosas, en aquel momento...nos reímos poco.

Puede que le deduque un par de entradas porque bien se las merece. 20 meses se pasó pegada a la cama de un familiar enfermo sin moverse ni un centímetro.

Por hoy lo dejo aquí que me emociono.

7 comentarios:

  1. Hola!!!!
    Te entiendo muy bien, y no sabes cuanto lo siento. Cada vez que se me va uno de mis animales lo paso fatal, son mi familia. Muchas personas deberían aprender de tu perrita, 20 meses al lado de la cama de un enfermo, eso sí que es amor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 20 meses a su lado y sin esperar nunca nada a cambio. Los perros son tan fieles!
      Besos

      Eliminar
  2. es muy duro... y desde lejos más u_u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace muy muy duro...los primeros días fueron tan extraños sin ella

      Eliminar
  3. Uff... son un miembro más de la familia, aunque haya gente que no lo entienda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son una parte más de la familia y en muchos casos se portan mejor que muchos familiares.

      Eliminar
  4. Lo siento muchísimo :(. Yo todavía echo de menos a mi gato y al perrete q se nos murió tan jovencito... son uno más y solo lo entendemos los que lo vivimos.

    ResponderEliminar