jueves, 16 de marzo de 2017

Prenniexpat:Las visitas familiares

El nacimiento de un bebé siempre es motivo de alegría, o así lo vemos nosotros. La llegada a la familia de ese nuevo miembro despierta curiosidad e ilusión a partes casi iguales, y más si es el primer hijo/nieto/sobrino...como es el caso de Plumilla.

Yo he sido muy clara y bastante estricta en lo que a las visitas se refiere. Dejé clarísimo que nadie era bienvenido a la clínica y expliqué que en caso de que quisieramo recibir visitas, les avisaríamos. Fui lo suficientemente clara y contundente como para que a nadie se le ocurriera ponerse pesado y mucho menos aparecer por el hospital.También hice saber que el primer mes de vida de Plumilla lo queríamos pasar en familia los 3, a poder ser sin interrupciones y sin gente al rededor. Expliqué que necesitábamos ese tiempo para conocernos y tratar de habituarnos a nuestra nueva vida, para poder recuperarme yo del parto y poder instaurar la lactancia. En este caso también dejé muy claro que no iba a tolerar visitas molestas, ni llamadas a deshoras.

Puede que así leído suene todo muy brusco y borde, pero no fue esta mi intención. Yo simplemente pretendía proteger a Plumilla de una sobreesposición y alboroto familiar excesivo. Por supuesto que recibimos visitas en casa las primeras semanas, pero fueron muy controladas y de pocas personas a la vez. Nada de que se te plante la gente en grupo y vengan a casa a echar la tarde.

Cómo fueron las visitas en los nacimientos de vuestros hijos?

7 comentarios:

  1. ¡¡¡Hola!!!!
    Yo no prohibí nada y tuvre bastantes visitas pero como tú dices, controladas, nada de gente echando la tarde en casa.
    EN el hospital recibí visita de abuelos, bisabuelos y tíos, que somos muchos pero venían de pocos en pocos, sin alborotar ni decir impertinencias así que bien.
    Y en casa un poco lo mismo auqnue vino alguna amiga, pero todo muy tranquilito. De todas formas yo tuve suerte y me recuperé genial(después del mal embarazo me lo merecía) y a los pocos días andaba por ahí, que además hacía muy buen tiempo y quien quisiera verme sabía que estaba paseando por la zona de la playa.
    Un besito y me parece genial que tú decidas como son las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!
      Yo prefiero dejar las cosas bien claritas.
      Besos

      Eliminar
  2. Me parece muy bien, estás en tu derecho a decidir sobre esas cosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!
      Es que hay mucho metiche quédome-en-tu-a-echar-la-tarde-porque-yo-lo-valgo.
      Besos

      Eliminar
  3. Con Renacuajo, como vivíamos lejos de la familia, vino muy poquita gente a vernos, pero la que vino, me alegró. Con Ranita, di a luz en el pueblo de mis padres, así que vino a verme un montonazo de gente y me encantó también, me encontraba muy bien y no me resultaron pesadas las visitas para nada! Pero para gustos, colores!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me alegran las visitas pero no me gustan las obligaciones extras en momentos delicados.

      Eliminar
  4. Me parece genial. A mi me paso como a ti...mi hija fue el primer bebe por todos los lados y la gente se volvio loca. Lo malo q yo no sabia como me iba a sentir y no dije nada al respecto. Cuando nació la peque y viendo como nos sentiamos dijimos q necesitabamos tiempo para nosotros y tranquilidad. Hubo gente q lo entendio (los q menos)
    y hubieron otros q hasta se enfadaron y dejaron de hablarnos.
    Despues de un año ya lo "he superado" pero en su momento me causo mucho estres la situacion. No entiendo esa obsesion de la gente por tener q conocer los primeros al recien nacido...casi antes q los propios padres!
    Siempre digo q si tengo otro dire q mi fecha de parto es un mes mas tarde :D

    ResponderEliminar